Carmen Romeo: “Nacer en El Frago es una de las experiencias más alucinantes”

Entre lo salvaje y la cultura: así se crió Carmen Romeo en El Frago, en un tiempo en el que no había televisión y, aparte de aprender mucho gracias a sus padres que eran los maestros, las horas se ocupaban en jugar por las calles y parajes del pueblo o en leer, la gran pasión de la catedrática desde niña. Lo cuenta Carmen en una entrevista en profundidad sobre su trayectoria vital concedida al programa Aragoneses de ZTV:

De El Frago a Zaragoza o a Teruel. Siempre con el “gusanillo” de la lengua y la literatura acompañándola, hasta que terminó enseñándola a los jóvenes del Instituto Goya. “Los alumnos se entusiasman por aquello que entusiasma al profesor: yo la literatura la vivía y la enseñanza ha sido la pasión de mi vida”, y cuenta Carmen que por eso nunca tuvo que poner orden en un aula.

“Después de jubilada tenía una deuda con El Frago y con las escuelas de El Frago”. A partir de este planteamiento –junto a la presencia de la figura de sus padres, los maestros de El Frago; que fueron instruidos por aquellos otros dos maestros tan conocidos ya para todos los fragolinos: Don Bruno y Doña Angelita– nace “De las escuelas de El Frago”, el libro que Carmen Romeo presentó el 24 de enero de este mismo año. Un libro que nos tiene a todos los fragolinos conquistados y entusiasmados porque la labor documental de la autora contribuye a forjar la identidad y la historia de nuestro pequeño gran pueblo.

Carmen Romeo presenta el libro “De las escuelas de El Frago”

2015_01_15 Cartel presentación libro De las escuelas de El Frago¿Recordáis aquella emotiva charla sobre “Los maestros de nuestros padres” que Carmen Romeo dio en El Frago en noviembre de 2013? Carmen desarrolló una ardua investigación sobre la vida escolar fragolina, que se remonta a 1845, con especial atención a la apertura de las nuevas escuelas en 1928 con la ayuda de todos los vecinos de El Frago. El resultado de ese estudio y viaje en el tiempo tiene hoy forma física: es el libro “De las escuelas de El Frago”, publicado por Carmen Romeo a través de la Fundación Fernando el Católico.

“De las escuelas de El Frago” será presentado, como no podía ser de otra manera, en el edificio donde estuvieron aquellas escuelas construidas por todos los fragolinos. Será este sábado 24 de enero a las 19 horas en el Salón de Plenos del Ayuntamiento, con la presentación por parte del escritor y periodista Juan Domínguez Lasierra y, por supuesto, las palabras de la autora, Carmen Romeo Pemán.

Si todavía no tenéis “De las escuelas de El Frago”, allí podréis adquirir un ejemplar de este documento imprescindible de la historia fragolina. ¡No os perdáis este nuevo viaje en el tiempo hacia un tiempo en que nuestros padres y abuelos eran niños!

Carmen Romeo gana el VII Concurso Helvéticas con un relato sobre las mujeres de El Frago

Siempre que salía de su casa, Petra se sacaba las manos de los bolsillos para acariciar los sillares de las casas y arrastraba las alpargatas para sentir mejor el empedrado en las plantas de los pies. Deambulaba por las calles con la cabeza baja y los ojos entornados, sintiendo que su cuerpo, como las casas, era una prolongación de la roca en la que se asentaba el pueblo. A sus diez años nunca había salido de allí, ni podía imaginarse un lugar diferente de aquel.

IMG_4134Así comienza De la roca nacida, un relato de Carmen Romeo Pemán que, el día 2 de octubre de 2014, recibió el premio del VII Concurso de Relatos Helvéticas “Tu país de las mujeres”, un concurso nacional que anualmente convoca esta escuela de escritoras.

Se trata de un texto ambientado en nuestro pueblo y dedicado “a las fragolinas mis ayeres”, según explica la propia Carmen. Petra, cuyo nombre significa piedra, roca o peñasco, es la voz  todas las fragolinas del pasado y del presente. Manuela de Ferrerito, otro personaje de ficción, encarna a las fragolinas fuertes y luchadoras, con los pies en el suelo. Gregoria de Michela (1887-1968), siempre con la rueca y el huso, perpetuó una tradición que casi murió con ella. Estas mujeres fueron fruto de la dureza de la tierra y no fue casualidad que nacieran y vivieran en El Frago.

Podéis leer el relato entero aquí.